Inicio > Juventud Patriótica > Uniquindío, ¡mal en calidad!

Uniquindío, ¡mal en calidad!

Johana Salcedo, Armenia, junio 11 de 2015

La Universidad del Quindío está ubicada en el ranking de las universidades públicas más costosas del país a causa de la disminución de los dineros que debe girar el Gobierno Nacional, con aportes estatales del 54% que solo alcanzan a cubrir los gastos de nómina. Como consecuencia, la calidad ha ido desmejorando en la única universidad de carácter público que tiene el departamento.

Los costos de inversión en pilares fundamentales como la excelencia académica y la proyección social, son asumidos a través de recursos propios, de los cuales el 64% se da por concepto de matrículas. Bajo estas condiciones son pocos los avances que se han hecho en materia de calidad. Ejemplo de ello es la situación de los laboratorios.

El laboratorio del Programa de Física que cuenta con algunos equipos nuevos no da abasto, pues los estudiantes deben compartirlo con otros programas y suelen quedarse sin cupo, la pregunta es, ¿qué sucede con los laboratorios de esos programas que toman el de Física prestado?, ¿acaso no son suficientes para atender la desaforada cobertura estudiantil por falta de presupuesto e infraestructura apropiada?

Por su parte, el laboratorio de Óptica no cuenta con equipos avanzados, los que existen están en el Instituto de Investigaciones, que tampoco cuenta con la capacidad requerida, lo cual dificulta la investigación extra clase de los estudiantes.

En Química, también con equipos nuevos en los laboratorios, la preocupación constante es por la inexistencia de un sistema de ventilación que permita la circulación de gases que emanan de ellos, esto puede llegar a afectar la salud de los estudiantes dada la exposición a los reactivos. Por otra parte, los estudiantes aseguran que los equipos son escasos, “en especial las bombas son muy pocas y es lo más necesario”, señalan. Únicamente cuentan con dos rota-evaporadores, de los cuales uno se encuentra averiado, además los materiales son pocos y no alcanzan para todos los semestres, y en ocasiones los utilizan los asistentes al semillero.

Lo mismo sucede en la Facultad de Ciencias Económicas, donde no existe Software ni laboratorio actualizado para los programas que conforman la facultad. En Economía, se debe estar a merced de las herramientas informáticas que tengan los profesores y de las salas disponibles. En Contaduría, los programas de cálculo son obsoletos y los estudiantes prefieren hacer cálculos a mano que en el laboratorio contable.

Para completar, hay una mínima cifra de docentes de planta que corresponde al 20% del total de docentes, lo cual disminuye el acompañamiento y asesoría a una investigación de calidad para los más de 16 mil estudiantes.

La política educativa de Juan Manuel Santos, consistente en una paulatina desfinanciación e imposición de condicionamientos para el aumento de los recursos, está profundizando el déficit de las universidades públicas que asciende a 16,1 billones de pesos. De esta manera se está acorralando a la Uniquindío a ofertar más programas académicos con menos o la misma capacidad financiera. Todo en detrimento de la calidad.

Coletilla: ¿Cómo es posible que la Universidad del Quindío haya sido apreciada por el portal Scimago, como una de las universidades más destacadas en producción científica, con las condiciones de calidad en las que hoy se imparte conocimiento?

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio