Inicio > Juventud Patriótica > Universidad Nacional: su situación y su defensa

Universidad Nacional: su situación y su defensa

Amaury Núñez, La Silla de la Educación, mayo 28 de 2015

La política del Gobierno Nacional con la educación superior es privatizar: destinar recursos privados a la educación pública y recursos públicos a la educación privada. El marchitamiento financiero de las universidades públicas es evidente y sus consecuencias negativas.

El año 2015 no ha sido nada fácil para la Universidad Nacional de Colombia: déficit de $93 mil millones en funcionamiento, $57 mil millones en inversión y $29 mil millones en pasivo pensional. Esta situación ha obligado a la mayor Universidad del país a transitar la senda de la austeridad financiera, que en este caso se traduce en austeridad académica, a menor inversión de recursos para formación de los estudiantes y docentes de la institución, con el consecuente deterioro de la investigación. La relación estudiante/docente de planta en el año 1992 era de 7,34 y en 2013 fue de 17,7, es decir, mientras en 1992 habían 2.975 docentes de planta para 21.859 estudiantes, para 2013 los docentes de planta habían disminuido 2.890 y los estudiantes incrementado 51.156. No sorprende que en la actualidad en la Universidad Nacional haya grupos con más de 150 estudiantes, en los que se sacrifica la calidad académica e incluso la salud de alumnos de y maestros.

Las sedes no son ajenas a la austeridad institucional. En Medellín, para el año 2011, la deserción por cohorte de programa curricular era en promedio de 50.1 estudiantes y al día de sigue siendo la sede como mayor deserción a nivel nacional. Las transferencias para Bienestar Universitario entre 2010 y 2013 disminuyeron en aproximadamente un 33,33%, por concepto de Servicio Médico Estudiantil en un 72,3%, y de Sostenimiento Estudiantil se ha reducido en un 59,72%. La población estudiantil en condición de vulnerabilidad equivale al 84% de la población total, es decir, cerca de 9.000 estudiantes, y el bienestar universitario continúa siendo debilitado, afectando las condiciones de permanencia de los estudiantes en la institución.

En Manizales, mientras en 2010 se ofertaban 810 subsidios de alimentación, para el año 2014 se ofertaron tan solo 550 de estos subsidios, y en un solo año, entre 2010 y 2011, los beneficiados con algún apoyo de bienestar se redujeron de 1.054 a 735. Más del 83% de los estudiantes pertenecen a los estratos 1, 2, y 3, pero se ven en la obligación de pagar una matrícula promedio de $340 mil pesos. Esto ha llevado a una deserción cercana al 40% de los estudiantes, focalizada en un 86,2% en aquellos provenientes de familias con ingresos entre 0,1 y 2 Salarios Mínimos Mensuales.

En Palmira al año 2014 se registró un faltante de nómina cercano a los $55.700 millones, recursos que el gobierno no ha entregado para operar. Situación que para aunarla estimula el fomento de la formación en posgrado so pretexto de conseguir recursos, donde desde el año 2009 sus estudiantes han aumentado en un 120%.

Decisiones tomadas durante la primera administración de Ignacio Mantilla, como la modificación al sistema de admisión de la Universidad, han obligado a centenares de jóvenes de todo el país a abandonar sus ciudades de origen y desplazarse a la sede, aumentando la demanda hacia los programas de bienestar sin encontrar en la mayoría de casos una respuesta satisfactoria, y ahora, en su segunda administración, Ignacio Mantilla promueve la modificación del Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica, disminuyendo la oferta de programas en la sedes de presencia Nacional y promoviendo el crédito-beca como mecanismo de mantenimiento de estos estudiantes. Lo anterior en perfecta sintonía con el Acuerdo por los Superior 2034 y el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018.

Ante esto la comunidad universitaria debe oponer una férrea resistencia y salvaguardar, a través de la organización y la movilización amplia, civilizada y democrática, el carácter público, estatal, gratuito y de calidad de la Universidad Nacional de Colombia, en plena consonancia con lo que debe ser el derecho fundamental a la educación superior.

Apunte: el rector de la Universidad Nacional, Ignacio Mantilla, decidió de manera arbitraria e inconsulta modificar el día de la elección de Representante Estudiantil ante el Consejo Superior un día antes del previsto, pasándolo del 28 de mayo al sábado 30 de mayo. Grave en todo sentido: modificar las reglas de juego en medio del juego, alterar el calendario un día antes de las elecciones y definir como nueva fecha uno donde 6 de 8 sedes no se encontrarán en actividades académicas es una afrenta a la democracia y al estudiantado.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio