Inicio > Articulos de Actualidad > Volvimos a las andanzas

Volvimos a las andanzas

Carlos Tobar, Neiva, julio 8 de 2014

Vaca vieja, no olvida el portillo

Refrán popular

Bastó un mundial de futbol, –donde, entre otras cosas, nos fue bien–, para que a su sombra la élite gobernante, encabezada por Juan Manuel Santos, reeditara las viejas mañas de la politiquería tradicional. No sirvió el ejemplo de nuestros muchachos y su técnico extranjero, que lograron escapar de la rosca “paisa” de la avivatada, la triquiñuela, el todovale, el ventajismo, la matonería…, en fin de la cultura mafiosa que se tomó a Colombia en las últimas décadas, logrando remplazarla por el trabajo honesto, denodado, permanente, en equipo, solidario, serio, respetuoso de los demás…, que volvió a despertar los valores esenciales de los pueblos, en este caso, del colombiano. Definitivamente, esta élite que nos gobierna y que se siente dueña del país, entendió de una manera diferente el ejemplo de vida que esta experiencia deportiva transmitió a la nación. A esa nación de empresarios y trabajadores que dia a día, en jornadas de trabajo dignificante y honesto, construyen contra la voluntad de las élites el país verdadero. Esa Colombia que nos sale del alma –como cuando cantamos el himno nacional para apoyar una causa que sentimos propia: por ejemplo, ¡la selección!–, porque es el producto acabado de todos los esfuerzos y sacrificios colectivos.

Pues, bien. En medio de la barahúnda mundialista, el candidato-presidente, recientemente elegido, empezó a hacerle conejo a sus electores. No se habían enfriado las urnas cuando su bancada en el congreso sepultó una de las más aguerridas propuestas de campaña: la oferta de restituir las horas extras de los trabajadores. Derecho perdido durante la contrarreforma laboral uribista, del que dijo, en uno de los debates con el candidato-títere, que no solo no compartía ese recorte, sino que tenía listo un proyecto de ley para restituirlo. Más rápido, cae un mentiroso que un cojo, dice un sabio refrán popular. Pero, la faltoneada santista parece ir en cascada por un tobogán de alta velocidad: después vinieron las alzas injustificadas en las tarifas de la energía eléctrica, servicio especialmente costoso para los ciudadanos; la restitución del alza mensual del precio de la gasolina y los combustibles que todo lo encarece; la puñalada trapera al presupuesto de Colciencias que sufrió un recorte del 50%..., y muchos abusos y desbordamientos más que sentiremos en nuestros bolsillos en los días por venir. En el caso del Huila, donde el transporte del crudo del Putumayo por las carreteras regionales se ha vuelto un problema de seguridad ciudadana y de grandes incomodidades, volvió a la situación de antes de las elecciones. La fementida oferta de transportar el petróleo por un oleoducto ecuatoriano, quedó en veremos.

Lo peor está por venir. Lo veremos después del 7 de agosto, cuando el gobierno recién posesionado, apretará las clavijas contra los ilusionados votantes que se tragaron el cuento de que entre Zuluaga y Santos, si había diferencias sustantivas. Hay que poner ojo avizor sobre el Plan Nacional de Desarrollo, instrumento por excelencia donde se plasman las verdaderas intenciones de los gobernantes. Por la experiencia de décadas, preparémonos para sorpresas desagradables, y terriblemente perjudiciales.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio